coronas tanatorio: el orígen

in COSAS/FLORES/PORTADA by

coronas tanatorio: el orígen

12/22/2018

El origen de esta costumbre es tan viejo que debemos remontarnos a los neanderthales. En yacimientos arqueológicos se han encontrado vestigios de flores que nos señalan que ya eran utilizadas en liturgias rituales en los enterramientos. Además de esto, este descubrimiento ha sido igual en diferentes yacimientos y en todo el planeta, lo que nos hace creer que el empleo de flores como accesorios en actos de despedida de los seres queridos ya era una costumbre. Y de ahí, a usarlas incluso pidiendolas antes por internet en webs como flores tanatorio m30

Mandar coronas de flores cuando alguien muere es una muestra de respeto y de cariño tanto al finado como a su familia. Las flores se perciben como algo que tiene que ver con una simbología de la vida, de nueva vida y de resurrección. De ahí que, desde la antigüedad, se haya acompañado con flores a los fallecidos. Se han encontrado muchos ejemplos en tumbas neolíticas, que lo confirman.

Con el Cristianismo, las ofrendas de flores a los fallecidos tomaron forma circular. Los cristianos creen que Cristo es el centro de todo, que no tiene principio ni final. Por eso la manera circular de estas ofrendas ya procedía antaño de un sentimiento de unión con Cristo y de la esperanza de los cristianos en una futura vida con Él. Al escoger qué flores formarán la corona, se considera el significado que se asigna a cada flor. Las rosas rojas son símbolo del amor puro y la fidelidad, los claveles son símbolo de amor, respeto y, de admiración, y las azucenas son flores relacionadas singularmente con el corazón, expresan el máximo respeto.

coronas tanatorio

EN LA TRADICIÓN CRISTIANA

El origen de las coronas de flores como tradiciones en un fallecimiento se basa en que en el pasado no existían formas de acondicionamiento y de mantenimiento del cadáver. Por esta razón siempre había flores en los entierros, para disimular así el olor que desprendían los cuerpos de los fallecidos.

En la tradición cristiana los arreglos florales tienen siempre forma circular. De corona. Esto es simbólico, porque un círculo no tiene ni principio ni fin. Guarda relación con la tradición : se nace, se vive, se muere y se resucita. Las flores más empleadas en las coronas son las rosas, claveles y azucenas, acompañadas de hojas verdes, representando el reposo eterno.

En el instante en que le llega la muerte a un ser querido debemos poner en práctica una especie de protocolo de despedida para organizar el entierro. Si viajamos a la edad media y nos adentramos en Irlanda nos encontramos con que la higiene personal dejaba mucho que desear. La mezcla de alcohol y los vasos de estaño producían un veneno tan potente se producían continuos ataques de catalepsia y daba la sensación que la persona estaba fallecida. No pasaban horas, ni un día, sino muchos días en reaccionar, y como lo sabían, el entierro no se producía hasta pasados muchos días.  Hacían falta muchas flores, aún y ha pesar que los vivos tampoco olían muy bien ni debían tener el olfato muy fino. Pero aún así hay límites humanamente soportables.

Las flores se emplean prácticamente en todos los instantes esenciales de la vida. En los nacimientos, en las bodas… Son parte también del contexto mortuorio. En un velorio pueden tener múltiples connotaciones. Se mandan para dar condolencias a la familia del fallecido, y también para mostrar respeto y apoyo a los débiles. Y sirve de muestra del aprecio que hemos tenido a quien nos ha dejado.

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publcitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario